Ighalo, el expediente X del Watford

ighalocelebra

Ighalo es uno de esos casos inexplicables en el fútbol, un jugador que no apuntaba a grandes logros, un futbolista correcto para un equipo de pretensiones modestas, sin embargo, el año 2015 pasará a la historia para este muchacho de 26 años que pasó una infancia dura y difícil en su Nigeria natal.

Odion Jude Ighalo se crió en las calles de Lagos, muy influenciado por la religión pero ya jugando al fútbol en descampados con objetos inverosímiles que sólo debían cumplir una máxima, rodar.

Tras pasar por Julius Berger y Prime, su talento no pasó inadvertido para un ojeador que se lo llevó a Noruega a formarse. Con 18 años el FK Lyn, equipo de la capital del país escandinavo, le daría la opción de debutar en la máxima categoría del fútbol noruego ante el Viking.

Aquella temporada marcó 6 goles, dos de ellos en la victoria por 2-0 ante el Valerenga lo que le valió el salto a Italia, concretamente al Udinese.

Es ahí donde entra en escena el controvertido Quique Pina, agente de futbolistas muy vinculado a los propietarios del Udinese, propietarios que lo son a su vez (en algunos casos a través de Pina) de otros equipos como el Granada y Cádiz en España o el Watford en Inglaterra. Para entender la carrera de Ighalo hay que entender cómo funciona el “conglomerado Pina”, donde sus jugadores se mueven sólo entre equipos de esa propiedad o clubes afines a los intereses del representante.

Su paso por Udine es fugaz, 5 partidos disputados y un único tanto es el bagaje de Ighalo en los 119 minutos que juega con los blanquinegros.

El jugador, en propiedad del Udinese, es cedido la siguiente temporada al Granada, equipo que militaba entonces en Segunda División B. Ighalo sería una pieza clave para el ascenso a Segunda División.

Ighalo en el Granada
Ighalo en el Granada

Tras la cesión vuelve a Italia, pero no al Udinese, el equipo de Udine cederá al nigeriano al Cesena, donde juega media temporada para regresar al Granada en el mercado invernal del 2011. Esa temporada conseguirá un hito en la historia del club nazarí, será el autor del tanto que devuelva a Primera División a los andaluces tras 35 años de penitencia por las catacumbas del fútbol español.

En Granada pasará las siguientes temporadas, siendo un jugador importante para el equipo pero sin llegar a explotar, su estancia hasta el 2014 se resume en 13 dianas en Primera División.

Tras su periplo español siendo un jugador más de la liga, su destino vuelve a ser otra cesión del Udinese esta vez al Watford, equipo que militaba en Championship y que buscaba el ascenso a la Premier, y ahí ocurriría algo que supuso el punto de inflexión en la carrera del atacante nigeriano, la confianza que desde el minuto 1 le brindó el por aquel entonces míster de los “Hornets”, Slavisa Jokanovic, el jugador no llegó en buena forma a las cercanías de Londres y su inclusión en los onces del serbio fue paulatina, de tal forma que hasta la décima jornada de la temporada 2014/2015 no conseguiría su primer tanto ante el Brentford. El propio jugador lo reconocía, “me planteé volver a España en el mercado de invierno, pero él (en referencia a Jokanovic) siempre me transmitió su confianza. A veces me dejaba fuera de la convocatoria, pero me ponía como ejemplo. Soy un jugador que no se queja y trabaja sin descanso para conseguir sus metas”.

Ighalo no se rindió, su inicial falta de ritmo fue desapareciendo y los goles llegaron, terminaría la liga consiguiendo 20 dianas, ante el Blackpool marcó 4 goles, y siendo clave en el ascenso del Watford a Premier League.english-league-goals-in-odion-ighalo_3361828

El futbolista comenzaba la temporada con nuevo técnico, en el banquillo del Watford estaba Quique Sánchez Flores, el míster, ha sabido mimar, guiar y seguir la senda marcada por el anterior inquilino del banquillo, pero incluso hasta los más optimistas respecto al rendimiento del nigeriano se vieron sobrepasados, y es que 15 goles en una liga como la Premier League son muchos goles, y más teniendo en cuenta que jugaba en un equipo recién ascendido.

Las 15 dianas del pistolero de ébano han supuesto además algo inédito en la historia de la Premier, Ighalo se convertía en el primer futbolista en marcar 30 goles durante un año natural en el fútbol británico.

A veces, en un mundo donde predominan los nombres y el glamour de las grandes estrellas, gusta ver que currantes que vienen desde abajo como Ighalo, tienen derecho a su espacio en la historia.

Y esta temporada, parece que el muchacho quiere más…

 

Aitor Alexandre