Un segundo plato muy apetecible

Me estoy refiriendo a la Europa League. Una competición que está eclipsada por su ‘progenitor’, la Champions, pero desde la pasada temporada se ha convertido en un título que ha adquirido mucha importancia entre sus participantes, al obtener una plaza directa en la fase de grupos en la máxima competición continental el equipo que consiga llevársela a sus vitrinas.

Tradicionalmente, en los últimos años, los equipos de la Premier League que han participado en este torneo lo consideraron como un estorbo utilizando a los jugadores menos habituales, principalmente para priorizar sus objetivos en los títulos domésticos como son la Premier, la Capital One y la FA Cup, además, pese a ser cierto también, que no se obtienen unos ingresos jugosos hasta las rondas del K.O.

A los resultados me remito desde que la segunda competición continental dejó de llamarse UEFA Cup, puesto que en las anteriores séis ediciones con la actual denominación, sólo un equipo consiguió alzarse con el título, el Chelsea en 2013 tras caer previamente en la ronda de grupos de la Champions y no lo hacía un conjunto inglés desde que allá, en 2001, levantase el trofeo el Liverpool. Lo más cerca que estuvo un conjunto Premier, a excepción de los ‘blues’ de conquistar este título con el actual formato fue el Fulham entrenado por el actual seleccionador inglés, Roy Hodgson, en 2010 al llegar a la final y perderla ante el Atlético de Madrid. Y, por añadir un dato más, el West Ham decidió este verano descartar descaradamente cualquier posibilidad de disputarla al caer eliminado de manera sonrojante frente al Astra rumano para centrarse en la Premier, aunque, todo sea dicho, la táctica hasta entonces no les está saliendo mal a los pupilos de Slaven Bilic al encontrarse a tan sólo un punto de los puestos europeos.

 

fulham

 

En la actual temporada están inmersos tres equipos en la pelea por este trofeo: Manchester United, Liverpool y Tottenham. Esta tarde-noche se enfrentan ante Midtjylland, Ausgburgo y Fiorentina respectivamente. Para los dos primeros clubes citados es una gran oportunidad de salvar la temporada, al no estar cumpliendo los objetivos esperados durante la misma, al menos en cuanto a la liga se refiere, porque los de Anfield tienen la oportunidad de ser el primer equipo en obtener un título en este curso a través de la Capital One en caso de derrotar al Manchester City este próximo domingo en Wembley.

Quién puede permitirse el lujo de no tomársela tan en serio, entiéndase la expresión, es el Tottenham, dado que se encuentra en plena lucha por lograr el título liguero y salvo catástrofe, estándo en la situación en la que se hallan actualmente, muy mal se le tiene que dar al conjunto londinense para que no suenen la próxima campaña en White Hart Lane los acordes del himno de la UEFA Champions League.

En definitiva, en escasas horas saldremos de dudas y sabremos cuántos representantes ingleses se habrán clasificado para los octavos de final. El único que tiene que remontar un resultado adverso es el United, tras perder de manera bochornosa en Dinamarca por 2-1 ante un club infinitamente inferior como es el Midtjylland, pero en Old Trafford, sobre el papel, los de Van Gaal no deberían tener excesivos problemas para superar esta eliminatoria. Por su parte, el Liverpool se trajo un empate (0-0) de tierras alemanas, en Augsburgo y el Tottenham sacó un buen resultado de Florencia (1-1).  ¿Quiénes accederán a la siguiente ronda? Hagan sus apuestas.

Fernando Tejerina