El “annus horribilis” del Newcastle

546

Newcastle es una ciudad situada al nordeste de Inglaterra, siempre llueve, da igual cuando vayas, enero o agosto, siempre llueve, situada en la histórica región de Northumbria, Newcastle se yergue orgullosa y fría como el principal núcleo urbano de la zona, y que me perdonen los habitantes de Sunderland.

Teniendo esa particular idiosincrasia de ciudad fría y lluviosa, su equipo de fútbol no podía vestir de otra forma que no fuera con los colores blanco y negro, y, este año, el conjunto de las “urracas” también están viviendo una temporada en blanco y negro.

Nadie creemos que quede para recordar ya sus 4 ligas, conseguidas en la primera treintena del siglo pasado, algún abuelo aún recordará las 6 FA Cup logradas en la primera mitad también del siglo pasado y su Community Shield de 1909, tampoco creemos que haya nadie que la recuerde y cuente historias en algún pub sobre su consecución; logros más recientes son los subcampeonatos de 1995 y 1996 con Kevin Keegan en el banquillo, lejos queda esa época con jugadores como Alan Shearer, Faustino Asprilla, Keith Gillespie o el recientemente malogrado Pavel Srnicek, ahora la realidad de los “magpies” es bien diferente y dura.

newcastle-united-jack-colbackDesde su vuelta a la Premier en la temporada 2009/2010, donde consiguió el campeonato de la Championship con solvencia, ha alternado temporadas de zona media, con un quinto puesto, pero es cierto que en alguna ocasión, tuvo devaneos peligrosos con el descenso, caso de la campaña 2012/2013 y de la pasada, la 2014/2015, y como dice el castizo refrán… tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe; y lo cierto es que la plantilla de los “magpies” no es tan desastrosa como marca la clasificación actual, anteúltimos con 24 puntos y con cuatro derrotas en los últimos cuatro partidos, eso sí, a un sólo punto de la salvación que marca, para más inri, el archienemigo, el Sunderland. Jugadores como Ayoza, Wijnaldum, Mitrovic, Anita, Janmaat, De Jong o Doumbia, a priori, deberían haber mostrado algo más de contundencia, sobre todo en cuanto a orden defensivo y organización en el centro del campo, sin embargo durante toda esta temporada, estos defectos han sido una constante en el juego de las “urracas”, y les ha llevado a la situación en la quefotonoticia_20160311155335_800 se encuentran.

Tal era la deriva del Newcastle, que la cabeza de McLaren rodó, porque viendo lo que se veía, el culpable de la situación era el míster ¿no? Pues tal vez no, tal vez el máximo responsable sea un controvertido dirigente como Lee Charnley, precisamente Charnley presentó en lugar de McLaren a Rafa Benítez, el español ha dirigido su primer encuentro ante el Leicester y se saldó con derrota, sin embargo, vimos otra cosa, vimos a un Newcastle capaz de mejorar en sus puntos más flacos, el orden y la presión, una vez que eso se arregla, se ve a futbolistas como Wijnaldum hacer un fútbol más alegre y menos presionado, eso sí, la puntería de Mitrovic debe mejorar. Aún es pronto para aventurar cosas, y más en una Premier League tan cambiante y tan igualada por arriba y por abajo, pero las primeras sensaciones son esperanzadoras, ahora, será trabajo de Benítez que la temporada termine de color blanco permanencia en vez del luctuoso negro del descenso.

 

Aitor Alexandre