Felicidades l’enfant terrible

Eric Cantona

Hoy cumple años uno de los grandes, uno de esos culpables de nuestra devoción por la Premier, hoy Eric Cantoná alcanza el medio siglo.

El chico malo de Francia, nació en Marsella el 24 de mayo de 1966, criado en el seno de una familia de trabajadores y nieto de exiliados republicanos españoles, su carácter siempre fue controvertido.

Debutó en el Auxerre descubierto por Guy Roux y pasó una época turbulenta y polémica donde ya se veía que era todo un “enfant terrible” en el club de su ciudad natal, el Olympique de Marsella, donde fueron continuos los roces con el inefable Bernard Tapie, el antaño gran Presidente que proporcionó la primera y única Champions League al fútbol galo, que luego se demostró todo un prototipo de delincuente de corbata (Cantona siempre tuvo buen ojo para ver a la mala gente de lejos). Eric tuvo que tragar con varias cesiones a Girondins y Montpellier para ser traspasado después al Nimes, en el modesto conjunto francés duró poco, una temporada que terminó abrúptamente tras propinar un balonazo a un árbitro durante un encuentro ante el Saint Ettienne. El hecho le acarreó una dura sanción federativa por la cual Eric anunció su retirada del fútbol a los 25 años. Suerte tuvimos los amantes del deporte rey que no cumpliese su amenaza.

Fue Michel Platini, por aquel entonces seleccionador francés quien le convenció de que reconsiderara su postura y que se marchase a Inglaterra a recuperar la ilusión perdida.

De Nimes a Inglaterra, a la gloria, primero al Leeds, donde consiguió el título liguero y se infló a dar asistencias a Lee Chapman, y después donde se convirtió en leyenda, al Manchester United.

1422034043_extras_noticia_foton_7_1Vistió la histórica zamarra de los red devils entre 1992 y 1997 y fue pieza clave en el equipo de Ferguson, dominador durante la última década del pasado siglo del fútbol inglés con los tantos del francés; eso sí, el marsellés siempre dio muestras de su carácter duro e irascible, como cuando agredió con una patada voladora, a un aficionado del Crystal Palace en Selhurst Park, que le había insultado presuntamente de manera xenófoba cuando se iba expulsado tras cometer falta sobre un rival (lo dicho, y sin justificar la acción, veía de lejos a la mala gente).

Aquel hecho marcó la carrera de Cantona, no obstante, lo que queda para el recuerdo son sus más de 440 partidos oficiales disputados con 165 goles en su haber. Además, fue convocado con Francia en 45 ocasiones (20 goles) desde 1987 hasta 1995.

Tras el fútbol hizo sus pinitos como actor para terminar como director deportivo del New York Cosmos, cargo del que fue despedido en 2014 tras agredir a un fotógrafo, y es que l’enfant terrible nunca cambió.

Pese a sus idas de olla y su carácter conflictivo, felicidades Eric Cantona.

Aitor Alexandre