Brexit: ¿Fin de la Premier tal y como la conocemos?

brexit

Ya no es una probabilidad, hace menos de 24 horas que el Reino Unido ha decidido levar anclas y zarpar, los británicos salen del club europeo y la tormenta política y social conmociona al viejo continente, aquí no vamos a entrar en valoraciones sesudas socio-políticas, ni vamos a preguntarnos qué va a ocurrir con Escocia o Irlanda del Norte, para eso están los serios analistas políticos que pueblan los medios de comunicación, sin embargo, hay un asunto en el que no muchos han caído y que va a tener una trascendencia que a nosotros, como futboleros empedernidos y amantes de la Premier, nos puede trastocar muy mucho, y es que el libre movimiento de trabajadores (en este caso futbolistas) se ve comprometido.

Antes de entrar a dar datos, hay que decir que han saltado a la palestra varias informaciones que, siendo diplomáticos, podríamos decir que pecan de sensacionalistas, respecto a jugadores que pasarán a ser extracomunitarios en España o extranjeros en Inglaterra y Escocia, ha de quedar claro que en ningún caso estas medidas se implantarían antes de dos años, se calcula que el plazo está entre dos y siete años para que este punto de la transición se complete, y jamás de manera retroactiva.

Pasemos a los datos en sí, para que un extranjero pueda jugar en la Premier debe cumplir con unos parámetros deportivos, parámetros que, afectarán ahora a los futbolistas comunitarios. Estos baremos se basan en las internacionalidades:

  • 30% de partidos jugados si la selección está entre el 1-10 del ranking FIFA
  • 45% de partidos jugados si la selección está entre el 11-20 del ranking FIFA
  • 60% de partidos jugados si la selección está entre el 21-30 del ranking FIFA
  • 75% de partidos jugados si la selección está entre el 31-50 del ranking FIFA

PayetLos jugadores federados en países por debajo del 50 en el ranking FIFA, no podrían siquiera optar a firmar por un equipo inglés o escocés.

Con estos datos, jugadores del talento de Kanté, Payet o Ander Herrera no hubieran podido fichar por clubes ingleses.

Se estima que un 35% de los jugadores no británicos no cumplen esas normas tras el Brexit, The Guardian publicó el pasado marzo que en concreto de los 161 comunitarios que participaban en la Premier League, 111 no cumplían los requisitos para acceder a un permiso de trabajo tras la, en aquel momento hipotética, salida de la Unión Europea.

No sólo se puede conseguir el permiso de trabajo en base a criterios meramente deportivos, también se puede solicitar por motivos económicos, lo explico, primará lo que el club se gaste tanto en traspaso como en el salario del futbolista, a esto se le llama “Panel de Excepciones”, siendo sinceros, hay que decir que cuando se solicita el permiso de trabajo por este motivo, se otorga en el 79% de los casos:

  • Si forma parte del 25% de los fichajes más caros en las últimas dos ventanas de fichajes – Parte del 25% mejor pagado de su club (3 puntos).
  • Si está entre el 25 y el 75% de los fichajes más caros en las últimas dos ventanas de fichajes – Está entre el 50 y el 75% mejor pagado de su club (2 puntos).

Con los 5 puntos tienes el visado, es decir, a mayor gasto, más probabilidad de conseguir el permiso de trabajo, la cosa está clara, si uno quiere fichar un jugador que no sea internacional, pero de gran proyección, deberá pagar mucho por él.

Esto entronca con otro asunto, fichar jugadores jóvenes, con el Brexit, quedará prohibido fichar jugadores de entre 16 y 18 años, por ejemplo, Wenger nunca hubiera podido fichar a Héctor Bellerín para el Arsenal.

scudamore
Richard Scudamore

Lo cierto es que a los jerifaltes del negocio no les hacía demasiada gracia la salida del Reino Unido de la UE antes de que se produjese, de hecho, el presidente de la Premier League, Richard Scudamore, declaraba la pasada semana que “sería incongruente apoyar la salida”, otros expertos de diversas Universidades vaticinan poco menos que el apocalipsis y el colapso de la Premier, creo en mi humilde opinión, que no será para tanto, aunque tampoco estoy demasiado de acuerdo con las palabras del ex internacional inglés Sol Campbell, el cual sostiene que la UE ha perjudicado al fútbol inglés. “A veces veo un equipo inglés con algunos futbolistas extranjeros mediocres y me pregunto ‘¿Dónde está el talento inglés?’. Si pudiéramos controlar quién entra y sale del Reino Unido, atraeríamos a lo mejor de lo mejor”. Hombre señor Campbell, por poner un ejemplo, España gana dos Eurocopas y una Copa del Mundo con una cantidad ingente de jugadores extranjeros y comunitarios en la liga.

Estos son los datos. ¿Podemos decir que es el fin de la Premier tal y como la conocemos? A priori sí, las estrellas seguirán llegando pero la clase media se resentirá mucho al no poder pagar cantidades ingentes por jugadores prometedores aunque a día de hoy “de medio pelo”, eso nos llevaría a un escenario a medio plazo similar al español, con tres o cuatro equipos potentes y el resto de equipos muy por debajo, lo cual provocaría a largo plazo que las audiencias internacionales bajasen, si bajan las audiencias, bajarán los ingresos televisivos, y si bajan los ingresos igual acabamos sin esos tres o cuatro equipos potentes ya que las estrellas mundiales preferirían recalar en países como España o Alemania. A todo esto habría que añadir una devaluación brutal de la libra, lo que provocaría que el esfuerzo económico de los clubes sería mayor y a la larga los llevaría a estar fuera de combate a la hora de pugnar por jugadores con los  clubes continentales.

¿Lo he puesto muy negro? Tranquilos, aunque los datos expuestos son reales, aventurarse a decir qué va a ocurrir es mucho aventurarse, tanto UE como UK se sentarán a redefinir su relación política y económica, por lo que puede que todo lo narrado sea papel mojado en función de los acuerdos adoptados, además, la FA tiene la potestad de redactar una nueva reglamentación laboral que regule el mundo del fútbol británico. Es bueno conocer todos los mecanismos de cómo funcionan las contrataciones en Gran Bretaña a día de hoy, pero fijaos en cómo ha cambiado nuestro mundo en apenas 24 horas, como para saber lo que ocurrirá de aquí a 15-20 años que es cuando la desconexión sería completa.

Eso sí, hay una cosa que tengo muy clara, os vamos a echar mucho de menos.

 

Aitor Alexandre