Soy Leyenda

gerrard

No es un científico como Will Smith en la película que daba título al artículo de hoy pero hacía alquimia con el balón, no se enfrentó a una horda de zombies pero ganó la Champions; el último gran mito del Liverpool, Steven Gerrard ha colgado las botas a los 36 años.

En un mundo como el del fútbol, cuando llegas a la cúspide es difícil saber cuando debes dejarlo dignamente, Steven ha sabido hacerlo, después de 18 años como profesional y haber conseguido una Champions League, una Copa de la UEFA, dos Supercopas de Europa, dos FA Cup, tres Copas de la Liga y dos Community Shield, todas con su club de toda la vida, el Liverpool, en el que ingresó con 9 años en su academia, y de haber sido el pulmón de la selección inglesa con la que disputo tres Eurocopas y tres fases finales de la Copa del Mundo, el gran Steven Gerrard ha decidido decir basta tras temporada y media en Los Angeles Galaxy, una temporadita en el nuevo mundo ha sido el colofón a una carrera plagada de éxitos y en la que me atrevería a decir que se ha ganado el cariño de todos los aficionados al fútbol independientemente del equipo al que sigan.

Muchos transatlánticos futbolísticos quisieron disfrutar de la garra, la visión de juego y el golpeo mortal de Steven Gerrard, Real Madrid, Barcelona, Chelsea, Manchester United, Manchester City y Bayern de Munich lo tentaron, el Chelsea de Abramovich fue el que más cerca estuvo, tanto en 2004 como en 2005, sin embargo, al final Gerrard no podía abandonar su casa, era un hombre de Merseyside y eso en una cultura como la inglesa marca más que los petrodólares.

steven_gerrard-hd-wallpapers-1Para la historia quedarán sus 710 partidos con la zamarra de los “reds” que lo sitúan como el tercer jugador con más partidos de la historia del Liverpool y sus 186 goles, el quinto máximo artillero de la historia scouser. Aunque ninguno de los restantes 709 partidos superará aquella final de Champions en Estambul, aquella final ante el Milan en la que los “reds” perdían 3-0 y acabaron ganando la orejona en la tanda de penaltys, para colmo, el empate a 3, obra de Xabi Alonso desde el punto fatídico, fue merced a la pena máxima que Steven Gerrard provocó, Gattuso sigue soñando con el endiablado scouser número 8.

“Como adolescente cumplí mi sueño de vestirme con la famosa camiseta roja del Liverpool y cuando debuté ante el Blackburn Rovers en noviembre de 1998 nunca me habría imaginado lo que ocurrió durante los siguientes 18 años. Soy un afortunado y estoy muy orgulloso de haber jugado más de 700 partidos con el Liverpool, muchos como capitán, y de haber ayudado al club a conseguir grandes éxitos, ninguno mayor que aquella noche en Estambul”.

Vivir algo así es algo a lo que sólo los más grandes están predestinados, y no se lo quitará nadie.

Steven, pase lo que pase en tu futuro (quizás como entrenador o al menos ayudante de Klopp, quien sabe), una cosa está clara, nunca caminarás sólo.

Aitor Alexandre