Un gigante sin Premier

El Liverpool siempre ha sido considerado como uno de los equipos más grandes de la historia del fútbol inglés, junto a su eterno rival, el Manchester United. Anque comparte con el Tottenham ser el único conjunto del famoso Top 6 sin ganar una Premier League, está trabajando en la dirección correcta para quitarse de encima esa etiqueta.

El Liverpool ha logrado algunos buenos resultados en los últimos años, pero no ha sido capaz de llegar a conquistar esa liga tan ansiada para sus aficionados. El verano pasado se reforzó bien. Jürgen Klopp encontró en el mercado los mejores jugadores para reforzar- lo único que necesitaba mejorar- la solidez defensiva para poder llegar a ser campeón. Un equipo que siempre ha demostrado que va a marcar un gol más que el contrario, pero que en defensa ha comenzado a trabajar en equipo con la figura de Virgil Van Dijk.

El Liverpool comenzó ganando sus primeros partidos, pero no convencía del todo. Mo Salah no aparecía y Roberto Firmino junto a un conjunto de individualidades técnicas les valía para seguir ganando. A diferencia de otros años, este Liverpool si que ha ganado los partidos contra rivales que se sentían muy cómodos defendiendo con mucha gente por dentro. Esto es gracias a la amplitud y profundidad generada por sus laterales y los movimientos sin balón que ofrece continuamente Roberto Firmino. Además, Mo Salah que no estaba siendo transcendental, comenzó a encontrarse con el gol y a ser determinante para su equipo.

Una de las claves de la temporada es el partido contra el Manchester United en Anfield. El Liverpool usó la presión colectiva y tras pérdida -ADN del técnico alemán-, como elemento principal para la creación de oportunidades que fueron llegando, y con ellas los goles y la victoria. En ese momento supieron que podrían luchar de tú a tú contra el todopoderoso Manchester City.

Después de esto, ha llegado la derrota en el Etihad Stadium y dos empates consecutivos, uno en casa contra el Leicester y otro fuera de casa, en Londres, contra el West Ham United que han dejado la Premier League más abierta que nunca. La última victoria, balsámica, ante el Bournemouth ha mantenido al Liverpool con las opciones intactas.

La pregunta que todo el mundo se hace es, ¿Es suficiente para aguantar el tirón del equipo de Pep Guardiola? Pues parece muy difícil. Pero lo que está claro es que los ‘reds’ van a pelear la Premier League hasta el final, aunque todos tengamos en mente que el año que viene se cumplirán tres décadas desde que el Liverpool ganó una liga por última vez.

 

Sergio Carrero