Bernardo Silva con Guardiola

Pep Guardiola es un entrenador que no para de buscar variantes para que su equipo mejore. Las varias lesiones en este curso de De Bruyne obligaba al técnico catalán a buscar una alternativa en ese interior. La adaptación de Bernardo Silva a esa posición por el carril central es otra de las muchas modificaciones de posiciones de jugadores de Guardiola: Messi de falso ‘9’, Lahm y Alaba de interiores y ahora Bernardo Silva por el carril central. Estas tres adaptaciones del técnico catalán han sido de las más destacadas.

En la temporada en el Mónaco que hizo el ‘boom’ ante toda Europa, Bernardo actuaba de teórico extremo derecho. Teórico porque siempre tenía la tendencia de trazar diagonales hacia el carril central, y, esta temporada, parece haberse asentado en el centro. Actúa como el interior más adelantado del City, esto implica ser, junto a Agüero –o Gabriel Jesus– el primer jugador que salta a la presión. Todos elogiaremos a Bernardo por las cualidades que tiene en la faceta ofensiva, pero verdad es que el portugués colabora mucho en tareas defensivas. Importante en la presión y sabe cuando y como atacar al rival para provocar la pérdida y lanzarse para un posible contragolpe.

La temporada de Bernardo Silva en el Manchester City le podríamos poner la nota de excelente. Ante la baja de De Bruyne durante gran parte de la temporada y la apuesta de Guardiola por el portugués en esa posición, Bernardo se ha sentido muy cómodo y ha mostrado todas las virtudes con balón -incluso sin él- que tiene. El City es un equipo que se ordena con el balón, posiblemente el que mejor lo haga, y la figura del portugués es muy importante. Aporta una finura clave en todos sus toques, pausa cuando el contexto del partido lo requiere, agilidad con y sin balón -sus movimientos de desmarque-, y una gran lectura de juego; que esto en un equipo de Guardiola siempre viene bien.

Un faceta que ha mejorado mucho Bernardo Silva es la de combinar en espacios reducidos. Cuando el City es capaz de instalarse en campo rival, esta característica es muy importante: poder llegar a la zona de 3/4 y romper cualquier línea defensiva haciendo paredes en espacios donde pocos nos lo imaginamos es clave. A esto hay que sumarle otras características muy positivas para favorecer el juego ofensivo de los de Guardiola: la calidad técnica de filtrar pases decisivos, regatear cuando y donde nadie se lo espera y, siempre, toma la mejor de las decisiones.

Bernardo Silva se ha convertido en un jugador indiscutible para Guardiola. Ha tenido 34 participaciones en 36 jornadas de Premier, 28 titularidades. Ha sido el jugador de ataque más utilizado por el técnico catalán. Si miramos los números, el portugués lleva 14 goles y 8 asistencias, siendo clave, también, en el penúltimo pase o en los movimientos previo al gol. El crecimiento como jugador de Bernardo es una obviedad, ha crecido en muchas facetas del juego y ha ganado mucha madurez sobre el césped, algo muy importante en el fútbol de hoy en día. La incógnita de todo esto puede llegar la siguiente temporada cuando veamos a De Bruyne ya recuperado, a David Silva, a Gündogan y a Bernardo siendo opciones más que efectivas para esos interiores tan importantes para Guardiola, veremos cómo lo gestiona el técnico catalán.

 

Albert Quera