La pareja perfecta

Aubameyang y Lacazette, Alexandre y Pierre-Emerick; una de las duplas más determinantes en este tramo final de temporada. Un 2019 más que notable. 48 goles entre ambos en este curso entre Premier League y Europa League. Un dato tremendo, unos números que han permitido al Arsenal llegar a la final de Bakú. Si miramos la eliminatoria ante el Valencia es un claro ejemplo de lo que es este Arsenal: un equipo que tiene ciertos -demasiados- desajustes defensivos pero la efectividad del francés y el gabonés parece reducir las carencias mencionadas anteriormente.

Las variantes ofensivas que ofrecen son oro para los gunners. Las caídas a banda de Aubameyang permiten al Arsenal abrir el campo para liberar el carril central. Pero esto trae una consecuencia -positiva-: arrastra, en muchas de las ocasiones, a uno de los centrales, y la movilidad constante de Lacazette entre líneas y las llegadas en segunda línea del mediapunta aprovechan el movimiento de Aubameyang para atacar el espacio que se genera. Son un verdadero dolor de cabeza para cualquier defensa. Si Sarri encuentra un sistema defensivo para parar o reducir las virtudes de ambos, el Chelsea gana mucho y el Arsenal pierde más de lo que podría ganar el Chelsea.

Hay un aspecto que quiero destacar del Arsenal respecto a la eliminatoria del Valencia, que lo vimos mucho, y que puede ser muy determinante para la final del miércoles. Una de las principales armas ofensivas era el balón largo, conectar de la forma más simple, con un solo pase, con el francés y el gabonés. Le ganan la partida al central y el otro, traza una diagonal perfecta para el desmarque y aprovechar el balón peinado que le deja. Una pareja que con muy poco te hace mucho, que al mínimo espacio que encuentren te sentencian.

Pero hablemos de lo que aportan cada uno, los aspectos individuales. Lacazette es un jugador que permite al Arsenal tener continuidad en campo rival. Porque tanto sus movimientos a banda o su juego entre líneas son oxígeno ofensivo para los de Emery. El francés es un ‘9’, a mi modo de entender el fútbol, completo. A lo dicho anteriormente tenemos que sumarle su potente arrancada, sus movimientos de ruptura y los apoyos que siempre ofrece. En cambio, a Aubameyang hay que definirle de esta forma: potencia y velocidad. No hay más, si un ‘9’ tiene estas dos características más gol, se convierte en un gran delantero.

Ambos son jugadores muy inteligentes, leen cada situación ofensiva a la perfección y la ejecutan de la mejor forma posible. Se han convertido en una pareja muy efectiva, de importancia capital para este Arsenal de Unai Emery. Cada uno aportan cosas diferentes pero cuando se juntan son un peligro real para la defensa rival. Se entienden muy, muy bien.

 

Albert Quera