Las cerezas de la pasión

La historia de Bournemouth está llena de humildad, amor y pasión. Se trata de una ciudad relativamente nueva, pues nadie quería asentarse en esa zona del río Bourne. La revolución industrial avanzaba a pasos agigantados y con la llegada de la innovación de esa época, el ferrocarril, la ciudad empezó a crecer.

¿Por qué no estaba habitada Bournemouth? Porque era un territorio árido, sin posibilidad de desarrollo para cualquier tipo de cultivo. Como antes he nombrado, a partir del año 1800 fue avanzando la pequeña comuna, abriendo su primer pub en el año 1809.

La situación de la ciudad es idílica. Al sur de Inglaterra, cerca del Canal de la Mancha, quien tiene parada en Poole, a apenas 10 minutos en tren. A eso se suma el clima, que es menos agresivo que en el resto de la isla.

La historia de su equipo de fútbol no es mucho menos compleja. El equipo en sí ha cumplido en este presente 2019 la cifra de 120 años. El nombre con el que se fundó el actual AFC Bournemouth fue el Boscombe Football Club.

Resultado de imagen de boscombe fcEste equipo tenía el nombre del área metropolitana de la ciudad donde se encuentra Dean Court en la actualidad. Aunque este campo fue construido en 1910, por lo que el Boscombe FC no llego a jugar en la cancha actual de las cerezas.

Algo se nos pasa por alto. ¿Porque les llamas “Cherries” o cerezas? Pese a decir que era un terreno árido, se decía que en la zona donde jugaba el Boscombe estaba llena de cerezos, los cuales tuvieron que eliminar para construir el campo de juego. De ahí se quedó el mote de “Cherries”.

Compitiendo por ligas amateurs hasta principios de los años 20, el Bournemouth and Boscombe Athletic FC vagaba por la tercera y cuarta división del fútbol inglés.

No todo serían historias bonitas e idílicas. Los tiempos de crisis arreciaba y tras una mala gestión, el equipo estuvo a punto de entrar en bancarrota. Se salvaron en la línea, como se diría en términos futbolísticos.

Resultado de imagen de eddie howe

En 1997 sufrió una gran crisis, la cual obligó a los jugadores del Bournemouth, entre los que estaba Eddie Howe, a pedir en la plaza más concurrida de la villa para conseguir dinero con el que salvar al club. Lo consiguieron a 5 minutos del final del plazo.

Todo parecía volver a la normalidad, pero 10 años después, el fantasma del dinero volvió a aparecer. Tal fue el problema que la FA lo expulsó de League 2 debido a sus deudas.

Esta salvación se la debe a Jhon Mostyn, un empresario musical inglés, quien puso 100.000 euros de su bolsillo para que el Bournemouth pudiera competir en League Two la temporada siguiente.

Pese a ello, comenzó la temporada con una cifra de -17 puntos, y fue un milagro que pudiera salvar la categoría. Por aquel entonces apareció Maxim Demin, el empresario ruso que ha llevado al Bournemouth a la Premier League.

En 2009 Eddie Howe, uno de los jugadores que estuvo realizando la colecta en la plaza de la ciudad, cogió las riendas del equipo. Esa misma temporada consigue el ascenso a League One, quedando subcampeones, solo superados por el Notts County.

Tras quedarse un año con la miel en los labios del ascenso y realizar un mediocre temporada en League One, en la temporada 2012-2013 volverían a ascender de categoría, estando ya en Championship, la segunda división inglesa. Para un club que ha estado a punto de desaparecer es todo un logro.

Resultado de imagen de bournemouth fcEddie Howe había logrado un milagro. Reponer un equipo deshecho para llevarlo hasta la gloria. Una gloria que sería momentánea. Y digo que sería momentánea pues en la temporada 2015-2016 el Bournemouth ganaría la Championship para disputar por primera vez en su historia la Premier League.

Es una historia llena de emociones, de dramatismos y como gran final, el culmen a una obra gestada en varios años. Actualmente los “Cherries” son un equipo totalmente asentado en la Premier League y que gracias al dinero recibido por la máxima categoría del fútbol de las islas ha conseguido consolidar su cantera, reformar su estadio y asentar las bases de un proyecto que va para largo.

Álvaro Mateo