¿Y AHORA QUÉ?

La lesión de Virgil Van Dijk abre un mar de dudas en el Liverpool. El holandés estará de baja, como mínimo, los próximos 7 meses. Las alarmas en Anfield ya están encendidas y los ´reds´ tendrán que sobrevivir a la ausencia de uno de sus máximos pilares. Se avecina un invierno frío en la ciudad de los Beatles, o por lo menos para una parte de ella.

Virgil Van Dijk viene tapando las carencias del sistema defensivo de los de Klopp casi desde que llegara. El Liverpool ha tenido muchas lagunas defensivas que acababan con sus centrales en un 2vs2 contra los delanteros rivales. Ahí, la figura del holandés se hacía grande ante la adversidad y acababa apagando el fuego. Ahora, Klopp se encuentra sin su mejor bombero, por lo que tendrá que retocar cosas para que los centrales estén menos expuestos.

Cuando le ha tocado ser sometido y defender mucho más atrás de lo que Klopp quisiera, Van Dijk se ponía en el punto de penalti y despejaba cualquier centro lateral o cualquier atisbo de peligro que asomara por el área. Por eso, el entrenador alemán necesita darle una vuelta a su idea y proteger a su defensa. No hay que olvidar que antes de que llegase el holandés, el Liverpool encajaba una barbaridad de goles que no le permitía pelear con los mejores. Esta temporada no ha comenzado bien a nivel defensivo, incluso con el holandés en liza, los ´reds´ son el equipo más goleado de la Premier League con 13 goles encajados. Sin la figura de Virgil, la afición scouser se teme lo peor.

Cómo tapar la herida

Con el mercado cerrado, Klopp tiene que buscar en casa las soluciones. Encima, con este calendario comprimido, no hay tiempo para pensar y el alemán debe decidir rápido. La opción más sensata sería apostar por la pareja Matip-Joe Gomez a priori. Pero, ambos centrales han rendido con un líder al lado como es el holandés. Además, viendo el nivel en el que están, puede ser arriesgado.

Otra opción es colocar a Fabinho junto a Matip o a Joe Gomez en el eje de la zaga. Ya jugó en esa posición ante el Chelsea y fue el MVP del partido. Pero, hay que ver a qué nivel puede rendir sin una figura como Van Dijk a su lado. También, Fabinho es un jugador más lento que el gigante holandés, por lo que defender a 50 metros de su portería le podría costar bastante caro. Si bien es cierto que en Stamford Bridge cuajó un gran partido, la situación ayudaba a ello. El Chelsea estaba con un jugador menos y no pudo atacar. La pelota está en el tejado de Klopp, quien seguro que nos tiene algo preparado para que el Liverpool vuelva a pelear por todo.

Iker Valverde