No somos ingleses, somos ´scousers´

Siempre se ha dicho que Liverpool es la zona odiada en Inglaterra y que la ciudad de Liverpool no se siente inglesa del todo. Pero, ¿de dónde viene toda esta rabia? Para entenderlo hay que ir hasta los tiempos en los que Margaret Thatcher era la ministra del país.

No se sabe muy bien por qué, durante su mandato, Margaret Thatcher siempre se mostraba en contra de cualquier tipo de inversión que se proponían en la ciudad de Liverpool. Esas continuas acciones empezaron a dar qué pensar, no solo a los aficionados del Liverpool, sino a toda la ciudad, de que algo pasaba. Hay diversas opiniones al respecto, pero hay quienes dicen que esas decisiones se debían a que la ministra consideraba que había mucho gamberrismo en la ciudad. Pero la gota que colmó el vaso fue la tragedia de Hillsborough.

La tragedia de Hillsborough

Después de aquel fatídico partido entre el Nottingham Forest y el Liverpool en 1989, 96 personas fallecieron tras ser aplastadas contra las vallas, todas ellas aficionados del Liverpool. La causa principal fue el exceso de aforo en el estadio. Pero, con la idea de ocultar la verdad para proteger a la policía, se hizo una campaña contra la afición del Liverpool que decía que los aficionados ´reds´ se mostraron irrespetuosos con los cuerpos de los fallecidos. Había quienes decían que llegaron a orinar encima de los cuerpos. Cuando lo que hicieron los aficionados fue recoger a los cuerpos y a la gente que peor lo estaba pasando y sacarlas del recinto. Esta campaña, publicitada por el periódico The Sun, la comandó Margaret Thatcher. 23 años han tenido que pasar para que saliesen a la luz informes que liberaban a los aficionados del Liverpool de haber provocado la tragedia. Pero, tantos años después, las familias de los fallecidos siguen reclamando justicia, ya que no se ha tomado ninguna medida al respecto. En Anfield también se rinde homenaje a las victimas cada año bajo el lema de ´Justice For The 96´.

Lo que más dolió a los aficionados del Liverpool fue que en Inglaterra nadie les apoyó, y que, además, después de todo, quedaron como culpables. Tal es la rabia y el desprecio que sienten en Liverpool por Margaret Thatcher, que cuando esta falleció, en Liverpool hubo grandes celebraciones. Personas del estatus y de la talla de John Aldridge, ex jugador del Liverpool, han salido en alguna entrevista en medios del país a decir que Margaret Thatcher odiaba Liverpool y nunca debió nacer.

Iker Valverde