El ejército de Ralph Hasenhüttl

El Southampton es una de las muestras más evidentes del tipo de fútbol que parece que dominará en Europa. Su entrenador, Hassenhüttl, es de la escuela alemana, pese a ser austriaco, y como buen heredero del fútbol alemán, busca un fútbol de muchas revoluciones. Es un equipo de autor el Southampton.

Dibujo muy marcado

Ralph Hasenhüttl impuso el 4-4-2 (o 4-2-2-2) desde su llegada. Pero el cambio más notorio que hizo fue centrar a Ward-Prowse en el doble pivote dándole las riendas del equipo. Desde esa posición, el canterano de los ´saints´ es quien dirige todo el juego asociativo que tiene el equipo en campo rival. Además, tiene un gran despliegue físico para ir a presionar arriba como le gusta su mentor.

Porque sí, el plan del entrenador austriaco se basa en dos premisas. La primera y más importante, siempre estar en un bloque alto para presionar con muchos efectivos al rival. Danny Ings y Ché Adams cortan la línea de pase al pivote contrario, y tanto Armstrong como Walcott o Djenepo aprietan al lateral una vez que este recibe. Por eso, muchas veces los rivales se ven obligados a jugar en largo, donde Oriol Romeu y la pareja de centrales son ganadores. Porque si intentan jugar en corto, con la presión tan trabajada y agresiva del Southampton, acaban perdiendo el balón.


Efectividad máxima

Al no tener un circuito asociativo demasiado fluido, los ataques del Southampton se basan, mayormente, en los robos en campo rival. Por eso mismo, esta temporada, son el 13º equipo de la Premier League que menos disparos hace por partido (11.4). En cambio, al robar arriba y con la defensa rival descolocada, los ´saints´ rematan en situaciones de peligro siempre, siendo el 5º equipo que más dispara a puerta por partido (5.5) y el sexto más goleador de la liga con 16 tantos. Eso indica que sacan mucho partido de cada jugada. En todo esto es clave tener a un delantero del nivel de Danny Ings, que si además se le genera un contexto para que remate cómodo, acaba metiendo 20 goles como la pasada campaña.

La otra gran arma del Southampton para hacer gol es el balón parado, ya sea de falta directa o de córner. Con un lanzador del nivel de Ward-Prowse y rematadores como Vestergaard, Oriol Romeu, Bednarek o el propio Danny Ings, el Southampton se convierte en un equipo temible en estas acciones. De hecho, son el 4º equipo que más goles ha marcado a balón parado (4) en lo que va de temporada.

Iker Valverde