El bajón del Sheffield United

Los muchachos de Chris Wilder se ven últimos en la clasificación tras 8 jornadas disputadas. El nivel del equipo ha bajado y los nuevos fichajes no están rindiendo como se esperaba. Se dice que el segundo año es el más complicado, y vaya que sí es verdad. Claro está que estos no son los jugadores que maravillaron el año pasado, pero, ¿qué es lo que realmente ha cambiado?

Débiles en las áreas

El Sheffield United la pasada temporada se caracterizaba por lo poderosos que eran en los duelos y en la capacidad que tenían de aguantar resultados comandados por ese trío de centrales y Dean Henderson. El joven portero se fue rumbo a Manchester y Ramsdale cogió su lugar. El ex Bournemouth no está transmitiendo seguridad a su defensa, y esta entonces, se está mostrando muy insegura. Además, Ramsdale no tiene el nivel todavía para salvar al equipo constantemente. Porque sí, a diferencia del año pasado, el Sheffield United es segundo equipo de la liga, tras el Newcastle, que más tiros recibe por partido (15). El bajón en la defensa también se debe a la lesión de larga duración de un pilar de la zaga como es O´Connell. Ampadu no se ha adaptado todavía y Robinson no es un jugador para ser titular en la Premier League. Todo ello se refleja en que a estas alturas el Sheffield United ha encajado el doble de goles que la pasada campaña (14).

En área rival, las cosas no han cambiado demasiado, pero se ven perjudicados por el bajón defensivo. La pasada campaña el Sheffield United sacaba oro de cada gol que anotaba. Este año, en cambio, tienen que marcar mínimo dos goles para poder conseguir los 3 puntos. Pese al fichaje de Brewster, ningún delantero tiene la capacidad de llegar a los 10 goles en una temporada. Entonces, se encuentran con solo 4 goles anotados y con que únicamente Billy Sharp (de penalti) y McGoldrick han logrado ver puerta entre los 5 delanteros que tienen en plantilla.

Los futbolistas clave no están

De la columna vertebral que había llevado al equipo a Premier League y a asentarse en la liga, solo Egan parece estar al nivel. Oli Norwood era el jugador que sujetaba al equipo y hacía posible que las tan características dobladas de los centrales fueran posibles. Pero, el pivote norirlandés no está contando para Wilder este año y es Sander Berge quien está ocupando ese puesto. El noruego es un jugador al que le gusta correr hacia delante, ya sea presionando o en conducción, y deja demasiados espacios a su espalda. Aun así, está siendo el mejor jugador del equipo en este inicio. Los problemas contractuales de Lundstram no le están permitiendo rendir y casi ni está jugando. Billy Sharp por su parte, es el delantero con más gol de la plantilla, pero no ofrece lo que pueden ofrecer McGoldrick o Brewster al equipo. Y, por supuesto, Dean Henderson ya no está y Ramsdale no da a vasto con todo lo que tiene que parar en cada partido.

Iker Valverde