El City no ha dicho su última palabra

La renovación por un año con opción a otro más de Pep Guardiola y la más que probable ampliación de contrato de su estrella Kevin De Bruyne indican que el Manchester City sigue confiando en su proyecto. Tras un año gris en el que no compitió por la Premier, y se dio un batacazo en cuartos de final de Champions contra el Lyon, los ´skyblue´ lo volverán a intentar ésta temporada. Además, lo harán confiando en la base que se lleva formando desde la llegada del catalán al banquillo del Etihad.

Hacer sombra a Guardiola

Muchos son los motivos por los que Guardiola tenía que seguir siendo el entrenador del Manchester City. Uno de ellos, el vacío que suele dejar el técnico catalán en los equipos en los que ha estado. El sistema de Guardiola es tan específico y sus métodos de trabajo son tan suyos, que a los jugadores les cuesta cambiar cuando el técnico se va. Y a los entrenadores a su vez,  convencer a los futbolistas para que cambien la forma de ver el fútbol que les había instaurado Guardiola. Por eso, tanto Tito Vilanova en el Barcelona, como Ancelotti en el Bayern de Munich fracasaron en sus intentos y fueron cesados al poco tiempo. El dinero gastado por el jeque Mansour necesita títulos y no tiene tiempo para esperar. Por eso, la mejor opción era mantener a Guardiola.

¿Será éste el año?

El inicio de temporada no ha sido el mejor, pero las dudas que dejan sus máximos rivales, permiten al Manchester City estar cerca de los puestos cabeceros. Además, parece que Guardiola ha encontrado la estabilidad defensiva que tantos años y millones le ha costado encontrar en Rúben Días. El central portugués ha caído de pie en el Etihad y ya es el líder de la zaga junto a Laporte. Del estado físico del francés pasan también las opciones de pelear la Premier y la Champions. En los últimos años, Laporte siempre ha estado ausente en las grandes citas, y los experimentos del técnico catalán no han sido suficientes para pasar de cuartos de final, sí para ganar la Premier.

El otro aspecto que debe mejorar el City para poder llevarse la “orejona” es la de proteger a Rodri. El pivote español sufre mucho cuando los partidos se aceleran, y ni poniendo al lado a Gündogan o inluso a Fernandinho, ha conseguido evitar el City que les corran con espacios. Si no consigue encontrar una estructura defensiva que no deje vendido a Rodri en cada contrataque, la opción más útil será tirar de Fernandinho.

Dicho esto, y con la incertidumbre que creaba el no tener atados a Guardiola y a De Bruyne zanjada, el Manchester City vuelve a ser uno de los favoritos para alzarse con la Premier League y con la Champions League.

Iker Valverde