¿Por qué no suma el Brighton?

El Brighton & Hove Albion de Graham Potter es uno de los equipos que más transmite de toda la Premier League. La valentía de implantar un estilo asociativo y tan arriesgado en un equipo de la zona baja de la tabla es oro en una era en la los equipos más modestos suelen tender a los estilos más conservadores. Graham Potter lo asume y sus jugadores responden. Pero, por varios factores, los ´seagulls´ no están pudiendo sumar de tres en tres con frecuencia y siguen sin dejar atrás los puestos de descenso, una lucha en la que, por juego y calidad de plantilla, el Brighton no debería estar inmerso. Será cuestión de tiempo que lo hagan.

Resultados injustos

Son muchos los partidos en los que los pupilos de Graham Potter son superiores al rival. Siempre con la personalidad de ir a por el encuentro, sea el escenario que sea, y tratar de hacer siempre su fútbol. Esa idea les llevará lejos, pero, de momento, no se está traduciendo en resultados. Aunque, analizando sus partidos, casi siempre mereció algo más. Así lo indica la ilustración de la cuenta de Twitter xGPhilosophy, que muestra que el Brighton viene infrapuntuando en base a lo que está haciendo sobre el césped. Y es que según las estadísticas, el conjunto de Graham Potter debería estar en puestos europeos.

Imagen: Cuenta de Twitter xGPhilosophy

El estilo de juego del entrenador sueco exige mucha precisión en todas sus acciones, tanto defensivas como ofensivas. Cada error, por lo tanto, se puede pagar muy caro. Y son esos fallos puntuales los que están privando a las gaviotas de sumar de a tres. Por ejemplo, el fallo en el pase de Alzate contra el Chelsea que acabó en penalti y también con la confianza de Graham Potter en él, que lo ha relegado al banquillo.

Ausencia de gol

No todo es mala suerte en Brighton. Hay ciertos aspectos del juego en los que no están siendo definitivos. El más claro, el gol. Los ´seagulls´ tienen muchas fases de dominio en cada partido, incluso de asedio en alguno de ellos. Pero la ausencia de un goleador les está lastrando. Maupay ha bajado acierto de cara a portería y ni Welbeck ni Connolly van a asegurar cifras goleadoras.  Además, Trossard ha estado lesionado varias semanas. Pese a ello, el equipo ha seguido generando ocasiones peligrosas. Pero, sin un ´9´ diferencial, no tiene presencia en el área, y los centros o acercamientos a la misma no encuentran rematador.

Pese a todo, considero que el Brighton tiene que seguir creyendo en su idea principal. El cambio de Hughton a Potter es duro, pero tras año y medio, el equipo es uno de los más apetecibles de ver y, de no ser por una serie de infortunios, estaría colocado en la primera mitad de la tabla en una situación muy cómoda. Ya llegarán las victorias.

Iker Valverde