¿HA VUELTO PARA QUEDARSE?

Antes del partido de anoche entre el Arsenal y el Newcastle, las cifras goleadoras del ariete gabonés eran paupérrimas, aunque anoche quiso maquillar dichas cifras dándonos así esperanzas en el resurgir del “hombre pantera”, del hombre ‘Marvel’, debido a las celebraciones a las que nos tenía acostumbrados.

Nadie hubiese imaginado a principio de la temporada que sus números se encontrasen en unas cifras tan pobres tras haberse completado la mitad de la misma.

Y es que Pierre-Emerick Aubameyang, tras la llegada de Mikel Arteta al conjunto gunner el pasado 20 de diciembre de 2019, había dado un paso al frente en el equipo y pasó a ser mucho más determinante en el colectivo. Pasó de marcar goles y ser capital, a marcar goles siendo capital y capitán.

Aubameyang, cabizbajo en un partido como capitán del Arsenal. Fuente: PremierLeague

Capitanía

Tras varios acontecimientos extradeportivos en el entorno del centrocampista suizo Granit Xhaka, el delantero africano fue nombrado nuevo capitán del Arsenal, con toda la responsabilidad que eso requiere en una entidad como esta. Si juntamos eso a la importancia que tiene en la tarea ofensiva, Aubameyang se convirtió en más que un simple jugador. Tal era la importancia que adquirió la pasada temporada, que Arteta logró que renovase su contrato hasta junio de 2023, tras los rumores que decían que podría cambiar de aires, relacionándolo incluso con el FC Barcelona. Unido a los títulos de FA Cup y Community Shield logrados en el pasado mes de agosto, la renovación del capitán fue celebrada como si fuese un título más.

Números

Sus números no mienten. La pasada temporada acabó con 22 goles e igualó su propio registro de la temporada 18/19. El delantero africano se quedó tan solo a un solo gol de igualar las cifras de Jamie Vardy, el cual alcanzó la Bota de Oro con 23 tantos. Eso hacía presagiar que, junto a un nivel de juego bastante decente e interesante por parte del equipo, la figura de Pierre-Emerick esta temporada sería vital y trascendental.

Pero el Arsenal no está realizando una temporada nada buena. Actualmente, el equipo del Norte de Londres se sitúa en décima posición, y con una irregularidad que han hecho incluso que la figura de Arteta se pusiese en entredicho. Es cierto que ha ido mejorando, y los datos así lo demuestran. Lleva 5 partidos consecutivos sin conocer la derrota, moviendo poco a poco piezas intentando encontrar ese once tipo que le permita aumentar la confianza y el número de puntos en la tabla clasificatoria. Parece que se están encontrando. La victoria por 3-1 el pasado 26 de diciembre frente al Chelsea de Frank Lampard supuso un punto de inflexión en el equipo.

Fuente: PremierLeague

Los números no vuelven a mentir, y es que, en 18 partidos, tan solo han conseguido 23 goles a favor, por 19 goles en contra. Eso nos dice que las cifras goleadoras de los máximos referentes en el ataque no están siendo para nada buenas. A pesar de haber conseguido un doblete ayer lunes contra el Newcastle (3-0), el delantero africano, tras 17 partidos, con un 89% de minutos jugados, tan solo ha conseguido ver puerta en 5 ocasiones y dando tan solo 1 asistencia. Su nivel no está siendo nada bueno, teniendo mucha culpa del devenir de la temporada del conjunto londinense. Ha habido partidos en los que su incidencia ha sido nula, donde canteranos como Bukayo Saka y, últimamente, Emile Smith-Rowe, han tenido que ser los encargados de coger las riendas en muchos partidos, siendo fundamentales, tal y como pudimos ver en el día de ayer en la jugada del 2-0, donde hicieron una jugada fantástica digna del club al que representan.

El Arsenal necesita a su capitán, lo necesita de verdad y necesita sus goles. Tenemos por delante toda una segunda vuelta para ver si logra volver a esa senda goleadora a la que nos ha malacostumbrado estos últimos años y coja la confianza necesaria para que el Arsenal evite así una nueva temporada a olvidar.

José Alberto Lozano