TODO EQUIPO NECESITA UN MARC ALBRIGHTON

¿Quién no conoce, en cierta medida, la historia de Marc Albrighton?, sobre todo a partir de proclamarse campeón de la Premier League en la temporada 2015/16, con aquel histórico Leicester City de Claudio Ranieri.

Nacido en 1989 en Tamworth, en el noroeste de Birmingham (a unos 30 minutos en coche), la historia de Marc es cuanto menos extraordinaria, sorprendente, interesante y difícil. Formado en las categorías inferiores del Aston Villa, equipo referencia de la ciudad junto al propio Birmingham, empezó teniendo una trayectoria complicada sin poder consolidarse ni poder demostrar su valía. De hecho, estuvo cedido una temporada en el Wigan Athletic, en la que apenas llegó a disputar 4 partidos. Tras su vuelta, no volvió a contar para el club que le vio crecer y le llegó el momento y la oportunidad que cambiaría el devenir de su vida futbolística. En la temporada 2014/15, fichó libre por el Leicester City, a coste cero.

Fuente: Premier League

Etapa Leicester

Esa primera temporada en Leicester fue sufrida. El equipo estuvo casi toda la temporada en los puestos de descensos y su salvación parecía una quimera, pero, en los últimos 7 partidos, lograron la gesta y consiguieron permanecer en Premier League de la mano de Nigel Pearson. Un equipo conformado por jugadores de poco nombre, algunos conseguidos a un bajo coste y otros, como Albrighton, a coste cero. Las esperanzas en la siguiente temporada eran similares.

A través del libro “Dilly-Ding, Dilly-Dong”, de Ilie Oleart, se explica qué ocurrió ese verano. Estuvo marcado tanto por la apuesta de contratar a Claudio Ranieri como nuevo entrenador, a pesar de las críticas y sin que nadie se lo esperara, como por el escándalo sexual que salpicó a varios jugadores que acabaron abandonando el club.

Un verano que también marcó de lleno la vida de Marc. El 26 de junio, un estudiante tunecino de ingeniería eléctrica de 23 años, llamado Seifiddine Rezgui Yacoubi, asesinó a sus suegros en un complejo de Susa, una ciudad de la costa de Túnez, cuando sacó un rifle Kalashnikov y comenzó a disparar a todo turista que se encontrara a su alrededor y a su paso.

Tras dicho episodio, en el primer partido de esa temporada de ensueño, la 2015/16, Albrighton pudo dedicar 2 asistencias y 1 gol a su mujer, en una victoria 4-1 sobre el Sunderland. Esa temporada jugó los 38 partidos posibles, consiguiendo 2 goles y 6 asistencias en la que fue la mejor temporada de su vida, siendo un fijo en el once que ya todos nos sabemos de carrerilla:

Schmeichel; Simpson, Morgan, Huth, Fuchs; Kanté, Drinkwater; Albrighton, Okazaki, Mahrez; Vardy.

Marc Albrighton junto a aquel equipo campeón en 2015/16. Fuente: Premier League.

El nivel fue tal, que a todos sorprendió y maravilló. Marc Albrighton, ese jugador que llegó gratis a Leicester, encandiló con fútbol, goles y asistencias a todo el mundo del universo fútbol. Su nivel fue tal, que incluso se especuló que podría llegar a ser convocado con la camiseta de los ‘Three Lions’. Como bien ha dicho en varias ocasiones Nacho González, periodista de ‘La Media Inglesa’ y ‘Dazn’, ha sido una de las mayores injusticias de los últimos años, ya que se lo mereció en su momento como el que más.

Ya son 7 las temporadas que lleva en el Leicester City. En estas 7 temporadas, a pesar de que el equipo no ha parado de crecer y de tener nuevas y mejores piezas en casi todos los puestos, Marc ha logrado un total de 10 goles y 29 asistencias (en Premier League). Es de los pocos que aún resiste en el equipo que logró salir campeón. Él, junto a Schmeichel, Morgan, Fuchs, y Vardy. Los cinco magníficos.

Marc Albrighton junto a Jamie Vardy y James Maddison esta temporada. Fuente: Premier League

No deja de sorprender que después de tanto tiempo y tantas temporadas, el bueno de Marc Albrighton siga cosechando minutos y teniendo un papel importante para Brendan Rodgers, el cual le está dando la oportunidad de jugar un total de 13 partidos, con un 51% de minutos y una incidencia en el gol del 5%. Sin duda es un jugador de equipo, un jugador que siempre suma y un jugador vital para cualquier entrenador.

Es “el Lucas Vázquez del Leicester”. Nunca entra en las quinielas para jugar, siempre va a tener jugadores de mayor calidad por delante, pero, siempre acaba jugando y haciendo actuaciones más que notables. Un jugador que siempre será historia del club.

José Alberto Lozano