Johan Lange al frente del proyecto del Aston Villa

El verano pasado, el Aston Villa miró hacia Escandinavia para dar el siguiente paso como club. Tras un año de gran desembolso y poco rendimiento, el director deportivo Jesus García Pitarch dejó el cargo con un gasto neto de alrededor de £130m. Entre ellos, fichajes fallidos como Wesley o Samatta. Entonces, el club de Birmingham decidió contratar al exdirector deportivo del FC Copenhagen, Johan Lange. El danés llegaría como un especialista del mercado de fichajes. Un mes después llegaría su mano derecha, Frederik Leth, como jefe de scouting. Un cargo que en la fecha solo tenían Chelsea y Manchester City. La idea era clara: adelantarse a sus rivales firmando jugadores del extrarradio y así dar un paso al frente como club.

Cuando Lange llegó al conjunto danés en 2014, la idea del club era volver a ser campeón. Para ello, debía rejuvenecer una plantilla muy veterana, pero sin perder el callo competitivo. En su primer verano, el danés empezó a dejar su sello y mostrar sus dotes en la captación. Firmó a Amartey por algo más de un millón de euros, para venderlo luego al Leicester City por casi ocho. Otros de sus mejores movimientos durante sus años en Dinamarca fueron Robert Skov, con una plusvalía de casi diez millones de euros, Denis Vavro, con plusvalía de diez millones también, o Robin Olsen, que fue vendido a la Roma por casi ocho millones de euros. El Copenhagen volvió a ser campeón y, a medida que perdía a sus mejores futbolistas, Johan Lange decidió abandonar el proyecto, sabiendo que había hecho los deberes.

Métodología

En una entrevista para Sky Sports, el genio danés explicó cuál era su método de trabajo. Explicaba que, en la fase de identificación del jugador, su equipo y él tiraban mucho del Big Data, para así encontrar talento joven bajo el radar que en un futuro pudiesen convertirse en grandes jugadores. Decía también que suele tener una relación muy estrecha con el técnico y los scouts para decidir qué es lo que realmente buscan y, a través de unos parámetros, empezar a buscar al jugador ideal. Dean Smith confirmó que cada lunes se reúnen para comentar qué tal ha ido la semana y planificar la siguiente con la idea de ser mejor club cada día.

Grandes aciertos

Emiliano Martínez está siendo clave para que el Aston Villa esté tan arriba. Foto: Premier League.

Nadie podía pensar que después de salvarse en la última jornada el pasado curso, esta temporada el Aston Villa fuese a estar ahí arriba. No hay otra explicación que los fantásticos mercados de fichajes que hizo el equipo en verano y en invierno. La astucia para detectar la situación de Emi Martínez, la rapidez para lanzarse a por Matty Cash y Watkins de Championship o la valentía para apostar por jugadores en horas bajas como Morgan Sanson o Bertrand Traoré. Además de, por supuesto, haber convencido a Jack Grealish para que renueve mostrándole un proyecto esperanzador. Todos ellos ahora son claves en los esquemas de Dean Smith, a excepción de Morgan Sanson que sigue sin adaptarse del todo. Además, ya han renovado a otros jugadores claves como Matt Targett o Ezri Konsa, por lo que el futuro del club pinta muy bonito.

Futuro esperanzador

Johan Lange siempre ha creído en respetar la idiosincrasia del club en el que estaba y en crear una filosofía de club con la que la afición se sintiese orgullosa. Por eso mismo, una de sus consignas era la de invertir en la formación de los futbolistas de la cantera. Y es que el Aston Villa está ante una de las generaciones más interesantes de los últimos tiempos. Los jugadores más prometedores son Jacob Ramsey, que ya ha tenido bastantes minutos con el primer equipo a sus 19 años, Louie Barry, que fue firmado del FC Barcelona en 2020 y ya le marcó al Liverpool en FA Cup, y Carney Chukwuemeka, quién es considerado como el mejor jugador de Inglaterra de la generación del 2003.

El Aston Villa firmó a Johan Lange con la idea de dar un paso más y de acercarse a donde un equipo con su historia tiene que estar. De momento, parece que el equipo de los villanos está en buenas manos.

Iker Valverde