El resurgir de Emiliano Martínez

De olvidado y descartado a héroe nacional en su país natal, Argentina. Ese ha sido el cambio que ha vivido la carrera de Emiliano Martínez en la última temporada y media, desde que Leno sufrió una lesión fatal en Brighton en aquel desafortunado lance con Neal Maupay y el guardameta argentino se hizo con la portería gunner. Diez años llevaba esperando para su oportunidad en Londres y, como no podía ser de otra manera, la agarró con las dos manos. Nunca mejor dicho. Hasta el final de la temporada 19-20, Emi pudo encadenar ocho partidos de Premier League y tres de FA Cup como titular por primera vez desde que llegara a Londres y su rendimiento estuvo a la altura. En verano, el Arsenal tuvo que resolver ese problema, ya que ninguno de los dos porteros aceptaría una suplencia. El que terminó saliendo fue Emiliano Martínez, al Aston Villa, que posteriormente sería el mejor portero de la temporada 20-21 en Inglaterra. Su gran rendimiento en Villa Park impresionó a Scaloni y fue convocado por primera vez con su selección, nada más y nada menos que para disputar la Copa América.

Los inicios

Emiliano Martínez viene de familia pobre. Proveniente de Mar de Plata, una ciudad en la provincia de Buenos Aires, en 2008 se fue a jugar a Independiente de Avellaneda, a 400km de su ciudad natal, donde aún residía su familia. Como no tenían dinero para pagar la gasolina de un viaje tan largo, solo podían ver a Emiliano de vez en cuando. Un día, mientras estaba concentrado con la selección sub-17 argentina, recibió la llamada del Arsenal para hacer un trial en Londres. Aceptó, pero tenía respeto por dejar a su familia siendo tan joven, por lo que él le decía a su agente que iría a probarse, pero luego volvería a Argentina. Emiliano impresionó en Londres y el Arsenal le hizo una oferta para ficharlo de manera permanente. Aunque ni él, ni su familia querían distanciarse, lo terminaron viendo como una oportunidad económica que podría ayudarles a salir adelante con mayor facilidad. Entonces, en julio de 2010, el Arsenal pagaría 1.5 millones de euros para hacerse con los servicios de Emiliano Martínez.

Emiliano Martínez posa como jugador de Independiente para Diario Olé. Foto: Diario Olé.

En busca de la oportunidad

A la llegada a Londres, el guardameta argentino militó los dos primeros años en el equipo juvenil del Arsenal, pero al no tener pasaporte europeo, solo pudo jugar amistosos en ese tiempo. Dos años después, llegaría su primera de las seis cesiones. Emi Martínez recaló en el Oxford United, que jugaba en League Two por aquel entonces y que, curiosamente, lo entrenaba el gran Chris Wilder. Lo raro de este préstamo es que fue solo para un partido de playoff de ascenso, que, si vencían, se prolongaría a la temporada siguiente. El Oxford United perdió 3-0 y Emiliano Martínez, tres días después de llegar, finalizó su periodo en Oxford.

La siguiente temporada la jugó en el U21 del Arsenal, pero pudo debutar con el primer equipo en EFL Cup. Llegó a disputar como titular los partidos de tercera y cuarta ronda ante el Coventry City y el Reading. En la 13-14 volvió a salir cedido. Esta vez fue a Championship, al Sheffield Wednesday. Pudo disputar un total de 17 partidos, repartidos entre Championship, FA Cup y Premier League 2. El próximo curso se quedó como tercer portero del primer equipo. Ante lesiones de Ospina y Szczesny, debutó por fin en Premier League con el Arsenal contra el Manchester United. Encadenó 4 partidos seguidos disputados hasta que se recuperaron sus compañeros de la portería y volvió al ostracismo. Entonces, en invierno, acabaría recalando en el Rotterham cedido hasta final de temporada. Su rendimiento en Championship no fue lo suficientemente bueno como para tener hueco en la primera plantilla y volvió a salir cedido al Wolverhampton en la 15-16. Le valió para entrar en la plantilla la temporada siguiente y pudo disputar otros dos partidos de Premier League esa misma temporada. Pero de nuevo volvería a salir cedido las dos próximas temporadas, a Getafe y Reading respectivamente. No parecía llegarle nunca la oportunidad definitiva y mucha gente pensó que jamás lograría asentarse en el Arsenal, el club que se había convertido en el de sus amores.

Emiliano Martínez en uno de sus partidos con el Reading. Foto: BT Sports.

Se dice que quien la sigue la consigue. Leno se lesionó en el segundo partido después del parón por Covid-19 y Emiliano por fin tenía la oportunidad de mostrarse en la élite, oportunidad que no iba a desaprovechar. Jugó a un nivel altísimo en ese final de temporada siendo clave en la final de FA Cup contra el Chelsea que acabaron ganando. Su siguiente paso ya nunca más volvería a ser una cesión. Emiliano Martínez se había ganado el derecho a ser fijo en un equipo Premier League. Ahí apareció el Aston Villa.

El impulso final

El verano de 2020 iba a ser clave en la carrera del portero argentino. Muchos aficionados pensaron que con el rendimiento que tuvo en el Arsenal su siguiente paso sería a un equipo mayor, pero el Aston Villa acabaría siendo el sitio ideal. El equipo de Birmingham ese verano apostó por dar un gran salto en la tabla y, tras una temporada muy buena quedando en la mitad de tabla, fue uno de los equipos que más deslumbró al aficionado medio. Por tanto, un escaparate para todo el mundo. Emi fue el mejor portero del año y Scaloni se lo llevó a la Copa América como portero titular. Ahora, tras ser vital en la ya famosa tanda de penaltis contra Colombia en semifinales, está a un paso de la gloria. De la gloria que tanto merece y tantos años de trabajo le ha llevado encontrar.

Iker Valverde