El retorno del rey

Cristiano Ronaldo ha vuelto a su casa, a Old Trafford. Lejos queda aquel 2009. Aquel verano CR 7 se despedía de Manchester dejando un legado importante: 118 goles en 292 partidos disputados con la camiseta roja durante 6 años.

Bajo la tutela de Sir Alex Ferguson alzó 3 títulos de Premier League, 2 Copas de la Liga, 2 Community Shield, una FA Cup, un Mundial de Clubes y una Champions League.

Sus logros individuales durante su periplo inglés tampoco son desdeñables en absoluto, Bota de Oro 2007-2008, bota de oro de la Premier League, balón de oro de 2008, Jugador Mundial de la FIFA 2008 y Premio Puskas en 2009.

Más allá de todos los trofeos, lo más importante son los intangibles que Ronaldo dejó en Old Trafford, la competitividad, el trabajo y el esbozo de la gran figura futbolística que estaba por destaparse.

En su vuelta a casa se va a encontrar con un contexto muy diferente al que dejó. El Manchester United ya no es aquella máquina de ganar títulos. La travesía en el desierto desde que Ferguson se retirase está siendo ardua y complicada para unos aficionados acostumbrados a las mieles del triunfo. La generación más joven de hinchas ‘red devils’ se están empezando a acostumbrar a ser un equipo más y escuchan las gestas en boca de sus mayores como un niño escucha las viejas historias de guerra del abuelo; con una mezcla de fascinación e incredulidad.

La llegada del portugués dota al equipo de Solskjaer de ese gen ganador que se marchó con Sir Alex. Todos conocemos a Ronaldo y sabemos de sobra que no llega a Manchester para retirarse de manera apacible, sino para volver a situar al club en la élite que nunca debió abandonar por historia, pero que abandonó por una gestión cuestionable.

Sus goles serán fundamentales para el buen devenir de la temporada, pero la capacidad de contagio de su mentalidad ganadora al vestuario será lo vital, lo que realmente marque la línea divisoria, tan difusa a veces, entre el éxito y el fracaso.

Cuando el luso salte hoy al verde del teatro de los sueños esbozaremos una sonrisa, la sonrisa de quien vuelve a ser joven por unos minutos. A buen seguro que para el futbolista la sensación será similar. Porque sí, es una superestrella y ha ganado (casi) todo lo ganable, pero cuando la competición corre por tus venas y vuelves a casa, esa sensación de hambre vuelve a aparecer. Es el retorno del rey.

Cristiano Ronaldo vuelve a Old Trafford (One Football Copyright: xMartinxRickettx 62145457)

Aitor Alexandre