El Baby Arsenal

Como si del Ave Fénix se tratara, el Arsenal ha resurgido de sus cenizas para volver a creer en meterse en la zona alta de la tabla, zona que pertenece a una institución como la gunner. Cuando más estancado parecía el proyecto y Arteta empezaba a estar cada vez más discutido entre algunos sectores de la afición, el técnico guipuzcoano movió ficha, con un movimiento arriesgado, entregándole el equipo a jugadores muy jóvenes. Los jugadores han respondido, y ahora parece imposible que Mikel Arteta pueda sacar del equipo titular a jugadores como Nuno Tavares, Sambi Lokonga o, ni mucho menos, Ben White, Smith-Rowe o Bukayo Saka.

El Arsenal de Arteta brilló muy pronto, con un estilo de juego muy marcado y resultados prácticamente inmediatos. La consecución de los títulos de la FA Cup y la Community Shield hacía presagiar que el equipo del Norte de Londres podría estar de vuelta, con partidos muy convincentes en las finales contra Liverpool y Chelsea, sumando un gran encuentro en la semifinal ante el Manchester City. Pero la realidad acabó siendo muy distinta. Los próximos doce meses del Arsenal fueron realmente decepcionantes, con un vestuario con problemas de disciplina en alguna ocasión y un equipo muy endeble, que no era capaz de sobreponerse a cada palo que recibía. Además, dejó de hacer todo lo bueno que había empezado a hacer con el balón, haciendo del Arsenal un equipo insulso, que se quedó fuera de puestos europeos 25 años después.

Verano convincente

Ben White posa como nuevo jugador del Arsenal. Foto: Sky Sports

Este verano la dirección deportiva decidió que era momento de una gran inversión. Como Arteta venía pidiendo, el Arsenal firmó jugadores jóvenes con proyección, ya que el técnico guipuzcoano se siente más cómo desarrollando talento que con jugadores que ya están hechos. Las llegadas de Ramsdale, Lokonga, Odegaard, Nuno Tavares y Ben White, sobre todo por el precio que llegó, era incógnitas en cuanto al rendimiento que iban a ofrecer. Además de la renovación de Smith-Rowe, al que le dieron el ´10´ más un aumento de sueldo, dando indicios de que iba a tener las llaves del equipo. En noviembre, todas las incorporaciones cuentan con la confianza plena de Arteta y son regulares en el ´once´, a excepción de Martin Odegaard.

Desde la derrota ante el Manchester City en la tercera jornada liguera, el Arsenal acumula ocho partidos invicto en Premier League, con seis victorias y dos empates, siendo el equipo de la liga que más puntos ha sacado en este periodo. Y lo ha hecho, además, basándose en una gran fiabilidad defensiva, comandados por un gran Ramsdale y la seguridad que tanto Gabriel Magalhaes, Ben White o Tomiyasu han dado a la defensa.

Ahora, el Arsenal tiene el reto de mantener la buena dinámica en el tiempo y aprovechar el mal momento de equipos como Manchester United, Tottenham o Leicester para colarse entre los seis primeros.

Iker Valverde